Saltar al contenido

Conservar y consejos sobre quesos

Como conservar el queso

Conservación del Queso de oveja y el Queso Manchego.

Como conservarlos

Conservar el queso es muy importante, ya que al ser un producto que normalmente no es para comerlo todo, se corre el riesgo de extropear el resto. Unas breves recomendaciones y consejos sobre como conservar el queso en casa siempre vienen bien.
(En nuestra tienda online en cada ficha de queso también encontrará consejos para su conservación).

conservar el queso en nevera o frigorífico

En ambos casos, los dos tipos de quesos, tanto de oveja, como de queso manchego, al ser su naturaleza similar su conservación también lo es.
Las condiciones óptimas de mantenimiento corresponden a una temperatura de 4 a 10 grados centígrados y 85 a 90% de humedad. Bien es cierto que el queso, y contra mayor sea su curación mas aún, soporta temperaturas superiores sin ningún problema.

quesoquesera     Hay que diferenciar la conservación de piezas enteras, trozos de queso o queso introducido en aceite.

Como conservar un queso entero

Las piezas de queso enteras se conservan mejor que si está troceado ya que su corteza los protege, no olvidemos que es su “protección natural” . Se conserva adecuadamente y durante varios meses en la parte baja del frigorífico, y cubiertas por papel parafinado o encerado. Es mejor que no esté herméticamente cerrado, y que su corteza “respire”.
Es recomendable darle la vuelta al queso cada 8 o 10 dias aproximadamente.

No hay que olvidar que además de conservarse correctamente, gracias a la protección de su corteza, según pasa el tiempo el queso también avanza su curación. Por lo tanto el queso que compró “semicurado” con 2 a 3 meses de curación, si lo consume tres meses después ya será un queso “curado”. Su sabor será mas fuerte e intenso, además la pasta del queso será algo mas dura que cuando lo compró.

Conservar un queso ya comenzado

Una vez comenzado el queso, la superficie del corte debe ser cubierta por papel aluminio o con un plástico retráctil. Pero, atención, solamente el corte ya que, como hemos dicho antes, el queso necesita “respirar” por la corteza. Una buena solución es mantener el queso en una quesera dentro del frigorífico.

Algo muy sencillo de hacer y efectivo es humedecer el corte del queso con aceite de oliva. El aceite es un excelente antioxidante que impidirá que el corte se reseque y comience a salir moho.

En el caso de tener solo una cuña del queso es recomendable introducirla en recipientes herméticos. En caso de no tener uno a mano, puede sustituirse por un plato cubierto por un paño húmedo, y como hemos dicho anteriormente, si esa “humedad” del paño es de aceite de oliva, mejor que mejor.

quesera
Quesera en cuña
Click para verla en Tienda online

También pueden envolverse en papel aluminio o plástico retráctil cuando sea corto el tiempo transcurrido hasta su consumo. En caso de observar que en el corte se crea algo de moho, no se asuste, es algo totalmente normal, ya que el queso sigue su proceso natural de curación y creará moho tal y como ya lo hizo con la corteza durante su curación. Únicamente retire una pequeña parte del corte y el problema está solucionado. Es un moho comestible y contribuye a dar sabores y matices al queso. (Es muy parecido al moho que desarrolla el queso azul o que queso de cabrales en su interior)

Comprarlo en porciones ya envasadas al vacío.

Sin duda alguna es la opción que aconsejamos y la que mejor ayuda a conservar el queso.

Tiene la ventaja que puedes comprar una cantidad mas o menos grande (un queso entero, por ejemplo) y comer la última porción prácticamente con las mismas características que la primera. Basta con guardar las porciones envasadas en vacío en el frigorífico y aguanta durante varios meses, sin ningún tipo de conservante, solo su conservación “al vacío”.

Al estar cortado en porciones y estas envasadas al vacío, su proceso de curación prácticamente se paraliza. Tambien se impide que el corte se reseque. El moho no puede desarrollarse porque no tiene oxígeno y el queso no avanza en curación.

Durante varios meses se conserva correctamente y no se deteriora. Es por eso que cada día mas este tipo de envase/presentación aumenta en demanda.

queso cortado en cuñas y envasadas al vacío para conservar mejor
Queso cortado en porciones y envasadas al vacío.
Click en la imagen para verlo.

Conservar el queso en aceite de oliva

Por último, la conservación en aceite se realiza introduciendo el queso -partido por la mitad o dividido en cuartos- en un recipiente lleno de aceite -acero inoxidable, PVC o barro, siempre que no transfiera olores ni sabores- y almacenándolo en lugares frescos cuya temperatura no supere los 20°C durante un tiempo variable. La curación del queso suele ser de dos a tres meses y es preferible emplear aceite de oliva virgen extra. El queso se puede conservar en aceite durante varios meses sin ningún problema. No olvidemos que tanto los quesos de oveja, sean o no sean  manchego, en tiempos pasados cuando no se disponía de frío , este método permitía  conservarlo durante largos periodos de tiempo.

Un factor importante a tener en cuenta es que con el paso del tiempo el queso en aceite sigue curando y su sabor cada vez será mas intenso llegando incluso a “picar” si pasa de un año. Eso es algo que a mucha gente le agrada.

Como se hace el queso en aceite de oliva.

¿Te has preguntado alguna vez que hacer sobre “como conservar el queso en aceite de oliva“? Pues te lo contamos:
Cualquier queso sirve para conservarlo en aceite de oliva, pero no todos mejoran su sabor ya que influyen algunos factores en ello. Nosotros solo te aconsejamos un tipo de queso (te lo explicamos y ponemos mas abajo)

  • Utiliza solo “aceite de oliva virgen extra”. Un buen queso no se debe estropear con un mal aceite.
  • Puedes combinar el aceite con hierbas aromáticas como el laurel, pimienta en grano, romero y/o tomillo para obtener un sabor aún más sorprendente. De esta manera, además de proteger el alimento lo estás convirtiendo en un auténtico manjar, ya que el queso absorbe el aceite adquiriendo sus sabores y matices.
  • Mejor un queso con un mínimo de tres a cuatro meses de curación. Ya ha perdido gran parte de la humedad en su interior y el aceite se filtrará con mayor facilidad. Utiliza un queso NO pasteurizado, que sea fabricado con “leche cruda”. El motivo es que en su interior tendrá lo que se denomina “ojo de perdiz”, es decir, muchos ojos o agujeros por los cuales el aceite se filtra con mayor facilidad y por todo queso. El queso pasteurizado lo desaconsejamos porque tiene muy pocos ojos y es muy “liso” en su interior, algo que impide que el aceite se distribuya correctamente.

Pulsa en los quesos para ver el que nosotros aconsejamos y usamos para introducirlo en aceite:

queso con leche cruda para conservar en aceite de oliva
Queso leche cruda Curado
Click en la imagen para verlo
queso en aceite de oliva
Queso en Aceite de Oliva
Click en la imagen para verlo


Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar este contenido
(Votos: Promedio: )