Saltar al contenido

Croquetas de queso manchego

mayo 23, 2020
Croquetas de queso manchego

¿Preparado para unas exquisitas croquetas? El queso manchego es un queso de renombre internacional que nuevamente dirá presente en Oviedo, cuando se celebre la 33 edición del World Cheese Awards, del 04 al 07 de noviembre de este año. Y es que el sabor único del queso manchego ha logrado cautivar a España y se ha extendido a los paladares peculiares de muchas partes en el mundo. Y como no puedes quedarte por fuera, hoy te enseñaremos a realizar unas ricas croquetas de queso manchego.

Si es la primera vez que haces croquetas, quizás tengas algunas dudas; pero con las sugerencias que hoy te damos te convencerás de que no es tan complicado y seguro te quedarán buenísimas. Esta receta requiere un poco de entrega, pasión y determinación. Sabemos que tú tienes mucho de todo eso, así que sigue nuestros consejos que al final os chuparéis hasta los dedos.

Cómo hacer croquetas de queso manchego

Estas ricas croquetas de queso manchego son una buena idea para la merienda de los críos, y seguro que no dejan ni una.

Ingredientes

  • 200g. de queso manchego semicurado (sin corteza y rallado).
  • 400ml. de leche líquida y caliente.
  • 1 cebolla mediana cortada en brunoise.
  • 80g. de harina.
  • 2 huevos frescos.
  • 50g. de pan rallado.
  • 20g. de mantequilla.
  • 20ml. de aceite de oliva.
  • 1 pizca de nuez moscada.
  • Sal y pimienta negra a gusto.
  • Suficiente aceite para freír.
  • Un poco de harina para espolvorear.

Preparación

Hay que preparar una bechamel espesa. Para ello, calienta a fuego medio una cacerola y añade la mantequilla y los 20ml. de aceite de oliva. Cuando la mantequilla se unifique con el aceite, añade la cebolla y cocínala por unos 4 minutos. Luego agrega la harina y remueve con una cuchara de madera para integrar bien; agrega la leche poco a poco sin dejar de revolver, para que no se formen grumos.

Sazona con sal, pimienta y nuez moscada y mueve para integrar los sabores. Cocina hasta que la bechamel espese completamente, esto tarda entre 20 a 30 minutos. Unos minutos antes de retirar la mezcla del fuego agrega el queso rallado, revuelve, deja fundir el queso, rectifica la sazón y ahora sí retira del fuego. Vierte la preparación en una bandeja amplia para que se enfríe completamente.

Coloca los huevos batidos y sazonados con sal y pimienta en un plato hondo. En otro plato sitúa el pan rallado y en otro la harina. Cuando la bechamel esté fría, enharina o aceita tus manos y comienza a formar bolitas pequeñas hasta agotar toda la mezcla.

Pasa cada una de las bolitas por el pan rallado primero, después las pasas por el huevo y por último las pasas por la harina. Al terminar de rebosar todas las bolitas calienta una cacerola con aceite suficiente y fríe las bolitas por tandas hasta dorar. Escúrrelas sobre papel absorbente y listo. Créenos, te lloverán los halagos.

Croquetas queso manchego

Sugerencia

La bechamel de queso manchego es más manejable y firme si la haces un día antes, la viertes en una bandeja, la cubres con papel film o aluminio para que no se seque y la refrigeras. Esto también te ayudará a no estar tan ajetreada el día de la degustación.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar este contenido
(Votos: 1 Promedio: 5)
Ver Tienda Online
close-link